El representante Jose Luis Báez Rivera trabaja para hacer del Distrito 4 (Precinto 4) un modelo de autogestión, activación comunitaria y armonía social que propicie la integración de las comunidades, para devolverles el poder político que por tanto tiempo se ha relegado a un segundo plano.

Biografía

Jose Báez Rivera proviene de una familia de largo historial en el servicio público, habiendo sido su abuelo paterno, Eudaldo Báez García, uno de los fundadores del PPD y su primer Representante por Mayagüez, Eudaldo Báez Galib, Ex Senador, Comisionado Electoral y Secretario General del PPD, su abuelo materno, Geño Rivera, un distinguido Agrónomo del Estado y Coronel del Ejército de Estados Unidos y su madre, la Lcda. Elba Rivera Vélez, Directora de la Oficina de los Procuradores de Menores del Departamento de Justicia de Puerto Rico.

Es egresado de la Facultad de Administración de Empresas de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, con concentración en Finanzas, y ostenta un Juris Doctor de la Escuela de Derecho de la Universidad Interamericana de Puerto Rico. En sus 14 años en la práctica privada se ha relacionado con el sector de la industria de la leche, la construcción, la industria de alimentos, la industria de las telecomunicaciones y con la industria del petróleo y sus derivados.

Esta casado con la Lcda. Dorelisse Juarbe Jiménez y es padre de Sergio de 15 años.

Jose Báez Rivera dio sus primeros pasos dentro de la maquinaria del PPD cuando se ofreció como voluntario para reorganizar el Precinto 4 de San Juan como Delegado Presidencial. 

“Desde el primer día que fungí como Delegado Presidencial confirmé que cualquier lucha de mejoramiento social debía comenzar a nivel precintal y supe que éste era sólo el comienzo de un gran proyecto de acción social que busca cambios prácticos en las comunidades, cambios desde la base, para mejorar la calidad de vida de sus residentes y enraizar una conciencia social que se pueda diseminar a través de toda la Isla”, indicó Jose Báez Rivera.

VISIÓN POLÍTICA

La respuesta a la solución de los problemas sociales de Puerto Rico no se encuentra en el gobierno, sino dentro de cada uno de los puertorriqueños que viven en la Isla y que quieren seguir viviendo aquí. Sin embargo, no nos podemos convertir en parte de la solución hasta que no aceptemos nuestra ausencia en la fórmula y asumamos la responsabilidad de así hacerlo.

Desde mi perspectiva, los puertorriqueños necesitamos entender qué representa vivir una vida en sociedad, entender que la individualización de la felicidad no hace sociedad sino que obliga a los demás a cargar con más responsabilidad social. Igualmente, tenemos que reconocer que tu compatriota también persigue vivir una vida cómoda, feliz y armoniosa. Vivir en sociedad da trabajo, pero ese trabajo es remunerado con la compañía que te dan tus conciudadanos, la seguridad que nos prestamos en comunidad, el entretenimiento en grupo, la salud mental que te brinda vivir en comunidad, el cariño de los vecinos, el amor de los amigos, la camaradería puertorriqueña y la experiencias de vida.

Si nos preocupamos por la seguridad y bienestar de nuestros vecinos, ellos también lo harán por nosotros. Si brindamos cariño en la calle, el que lo recibe también lo brindará. Si somos armoniosos, honestos y sensibles en nuestro hogar, nuestros hijos también lo serán con los demás. Si somos gentiles y respetuosos con el que nos brinda un servicios, él también lo será con nosotros. Si le enseñamos a nuestros hijos que el abuso es inaceptable, nuestros hijos serán dueños de su propio destino y no serán objeto de la intimidación de otros. Si le enseñamos a nuestros hijos a quererse a si mismos, a su familia, a su comunidad y a su País, todo lo anterior aflorará de forma natural y sin esperar nada a cambio.

Una vez modifiquemos nuestra actitud hacia nuestra vida y hacia nuestro País, el ejemplo se multiplicará; el patrono será más sensible ante la necesidad del empleado; el empleado comenzará a vivir en vez de sobrevivir; el maestro tendrá un norte social todos los días, además del educativo; el empresario se identificará más con la comunidad que le rodea y se sentirá más confiado en re-invertir su ganancia en dicha comunidad; los puertorriqueños se preocuparán más por el bienestar de sus vecinos.

Así reconstruiremos nuestro País desde la comunidad hacia arriba. 

Jose Báez Rivera


Trolley, Precinto 4, Seguridad y Corrupción, Oportunidades de Empleo

José L. Báez Rivera • Tercer Piso Edificio Luis A. Ferré   Tel: 787-721-6040, Ext. 2714, 2713   E-Mail: representantejosebaez@gmail.com